En Healeat tenemos temas, ideas, recetas y tips para que te sumes con nosotras a una alimentación y estilo de vida más consciente

Alimentación Consciente

Muy frecuentemente comemos de manera inconsciente. Llenamos nuestra boca de comida mientras trabajamos en el computador, vemos TV o cuando estamos apurados. El placer de comer radica en bajar nuestro ritmo y experimentar completamente todos los elementos de la comida. Toma un tiempo para explorar cada uno de los siguientes conceptos durante tu próxima comida. Lo principal es divertirte, aprender algo nuevo y conocerte mejor a ti mismo.

Te dejamos algunos tips claves para que puedas comenzar a comer de forma más intituiva y disfrutes cada pedacito de comida que te llevas a la boca:


- Aspecto: Mira tu comida e imagina que eres un científico Marciano. Acabas de llegar al planeta Tierra y nunca has visto esta comida anteriormente. Obsérvala cuidadosamente sin identificarla. Puedes ver el agua, la lluvia y la luz del sol dentro de la comida?


- Olor: Acerca la comida a tu nariz.Sin identificar la esencia, vive la experiencia de oler tu comida,

y luego describe lo que hueles.


- Reacción Psicológica: Ahora enfócate en lo que está pasando en tu boca. Comienza a notar la producción de saliva, aun cuando todavía no has puesto la comida en tu boca. Observa el fenómeno mente/cuerpo y cómo los sentidos responden anticipándose a la comida que vas a comer.


- Tacto: Ahora explora cómo se siente la comida. Sin identificar la sensación, sólo experimenta tocar tu comida.


- Sabor: Después de ser consciente de la comida en tu boca, comienza a mordisquearla muy suavemente. Luego, comienza a masticar. Nota que es la lengua la que decide de qué lado de la boca vas a masticar. Lleva toda tu atención a tu boca y mastica unas cuantas veces. Luego detente para observar lo que está sucediendo. Lo que está ocurriendo es una gran explosión de sabor. Expresa lo que está pasando.


- Textura: Mientras continúas masticando el sabor cambia, así como su consistencia. A un cierto punto te darás cuenta de la textura del alimento porque el sabor casi ha pasado. Si la textura te causa aversión, es posible que quieras tragar, pero trata de seguir manteniendo la comida en la boca.


- Tragar: No la tragues todavía. Resiste la impaciencia y el impulso innato de tragar. No tragues hasta que detectes el impulso de hacerlo. Y luego, observa qué implica poner la comida justo en el lugar donde va a ser tragada. Cuando detectes el impulso de tragar, sigue el bolo alimenticio hasta el estomago, siente todo tu cuerpo y nota cómo ahora es un exactamente un bocado más pesado.


- Silencio: Permanece en silencio. Para este momento, de seguro entiendes un poco de qué se trata la meditación. Se trata de hacer lo que hacemos todo el tiempo, con la excepción de que lo estamos haciendo con atención – atención enfocada, paso a paso y sin juicio alguno.




9 vistas